Oasis

un reencuentro contigo…
16 / Mar 22
Alberto Calvet Alberto Calvet

En contacto con otra especie: ciencia, hologramas y telepatía.

Si el ser humano aprende a elevar sus niveles de coherencia conscientemente podría desarrollar formas de comunicación no verbales que trascienden los límites lineales del continuo tiempo-espacio.

A pesar de sus inmensas reservas y de sus grandes temores al respecto, el Dr. Stephen Hawking (astrofísico, físico teórico, cosmólogo y divulgador científico británico) ha colaborado para buscar vida inteligente en el universo mediante el proyecto Breakthrough de la Royal Society de Londres. Desde 2010 ha dicho en diversas ocasiones que sería muy peligroso encontrarnos con una raza extraterrestre. En su opinión, sería hostil hacia el ser humano. Sin embargo, Jill Tarter (el anterior director del Centro SETI – Search for Extraterrestrial Intelligence) no concuerda con Hawking al explicar que, considerando la edad del universo los extraterrestres tal vez vendrían simplemente a explorar y probablemente no seríamos su primer encuentro con una especie inteligente.

 

Sin embargo, si buscamos un “contacto” no hace falta salir de la Tierra. En los océanos podemos conseguirlo. Ellos han estado ahí desde antes de que apareciera el ser humano. El desarrollo de la inteligencia y de las habilidades de comunicación en la especie de los cetáceos ha maravillado a más de un homo sapiens. Ellos, con más de 50 millones de años en la Tierra, nos vieron nacer como especie hace aproximadamente 200,000 años.

 

Los estudios científicos que se han llevado a cabo –y de los que el Dr. John C. Lilly fue pionero- han demostrado un nivel de comunicación muy particular en los cetáceos. Quizás estemos cerca de lograr una comunicación inter-especies si abrimos nuestro entendimiento a las dimensiones holográficas de la consciencia. Las ballenas “poseen estructuras cerebrales similares a las nuestras y desarrollaron neuronas de células fusiformes que enlazan a funciones como la consciencia de uno mismo, la compasión y la expresión lingüística quizás quince millones de años antes que los seres humanos” (Siebert, C. “Watching Whales Watching Us”, The New York Times Magazine, 12 de Julio de 2009. 7-8.)

 

En diciembre de 2015, un experimento liderado por el equipo científico de Jack Kassewitz en Puerto Aventuras (México), demostró cómo es que el sonar de los delfines,  por medio de la eco-localización, forma imágenes tridimensionales (u holográficas) en su cerebro que pueden transmitir y compartir con los demás miembros de su grupo. De acuerdo a los principios de la Teoría Sintérgica desarrollada por el Dr. Jacobo Grinberg-Zylberbaum, y en directa correlación con las antiguas prácticas de meditación, si el ser humano aprende a elevar sus niveles de coherencia conscientemente podría desarrollar formas de comunicación no verbales que trascienden los límites lineales del continuo tiempo-espacio. Esto da lugar al mismo fenómeno de potencial transferido observado en los delfines, lo que nos abre a establecer un nuevo nivel de contacto entre nosotros y con una especie amiga aquí mismo, en la Tierra.

 

Nos encontramos ante los portales de la telepatía.

 

12998 comments

Leave a comment