Oasis

un reencuentro contigo…
16 / May 29
Alberto Calvet Alberto Calvet

Coaching: usos y abusos.

Usos: ¿qué es?

El coaching es un proceso de acompañamiento en el que la persona aprende a utilizar sus propios recursos y talentos con el fin de alcanzar ciertas metas. Esto puede aplicarse en muy diversos escenarios, básicamente en la empresa y en la vida personal. En el entorno laboral trabajamos con el desarrollo de las habilidades y de las competencias que una persona requiere para realizar exitosamente sus funciones y para desempeñarse en su puesto de la mejor manera posible. Frases trilladas como “alcanzar la mejor versión de mí mismo” expresan esta idea. Para lograr lo anterior, abordamos áreas personales en las que revisamos los niveles de bienestar con los que el individuo vive: la percepción de sí mismo, su facilidad de expresión, sus habilidades interpersonales, su sentido de realidad para facilitar la toma de decisiones y su manejo del estrés. Por otro lado, el coaching de vida se enfoca en las aspiraciones emocionales de la persona: en sus relaciones interpersonales, en su vocación, en su salud, en su calidad de vida y en sus planes a futuro, entre otras.

Nuestros puntos de referencia para lograr lo anterior son el comportamiento y la conducta de la persona. Le ayudamos a alinear su sentir, su pensar, su decir y su actuar de manera que adquiera un mejor funcionamiento social. El coaching facilita el liderazgo; es decir, que la persona influya constructivamente en su vida y en la de los demás. Dependiendo de la fase en la que la persona o el grupo se encuentren, el papel del coach puede oscilar entre ser directivo, guía, aclarador, impulsor u observador hasta que logre delegar la responsabilidad de los resultados deseados a la persona o al grupo que lo consultan.

 

Abusos: ¿qué no es?

Sin embargo, desde hace algunos años han aparecido compañías y personas que venden “procesos de coaching” para transformar a la gente “en un dos por tres”. Algunas de estas empresas se manejan como multinivel y condicionan a la gente que adquiere sus cursos para que se comprometa a llevar a más gente, con lo cual adquieren beneficios. Algunos motivadores carismáticos llenan auditorios con los secretos de la abundancia, con la “ley de atracción”, las tres claves para ser felices y los cinco pasos que conducen al éxito.

¡Cuidado! Coaching no es psicoterapia, no es consejería espiritual, no es capacitación, no es consultoría y tampoco es sinónimo de magia. Una inmensa cantidad de personas ha sido seriamente confundida y afectada en su vida personal y profesional debido a lo anterior y un creciente número de organizaciones rechaza al coaching gracias a los abusos que este tipo de prácticas ha fomentado.

¿Abusos? Sí. Es un abuso aprovecharse de la ignorancia y de la baja inteligencia emocional de la gente y/o de las organizaciones. La responsabilidad estriba en ambas partes: en quien ofrece los servicios y quien los adquiere.

 

El coaching auténtico (en cualquiera de sus aplicaciones) distingue claramente entre la fantasía y el potencial humano. Las ilusiones desilusionan mientras que el talento se desarrolla.

  

Leave a comment